miércoles, 10 de diciembre de 2008

lunes, 1 de diciembre de 2008

Un buen hombre





----------------
Now playing: Dizzy Gillespie - Manteca
via FoxyTunes
----------------
Now playing: Dizzy Gillespie - Manteca
via FoxyTunes

hasta la golondria emigró... presagiando el final...

"Si todo fuera tan sencillo como girar un picaporte, ya estaríamos equilibrando la vida en el ascenso por el apéndice horizontal de la chimenea"
E.E. Bacardi

El gato sonríe, es buena señal de que la capilaridad es un fiel principio de sintaxis física, de que cada vez somos menos sombra, pero sobre todo de que aun tenemos aquella simpatía y su capacidad para hacernos bienvenidos de los especímenes no-humanos más reticentes a la melancolía afelpada y al rubor femenino.

Me voy quedando: Soy una misma piedra, de un mismo río, que no es el mismo... Pero si seguimos flotando en Heráclito es por que el Rio no nos ha saludado como a Pitágoras, o por que su trágica defunción no ha dado paso a las exequias:

Que triste fue decirnos adiós
cuando te sumergiste en...

Vaya, que José José tiene clase, y la Hidropesía que era tormenta torrencial, malogradamente trató de convertirse en sequía mediante una sui generis inmersión, que o no curó al buen Heráclito, o lo hizo bocadillo perfecto para los perros.

El gato aun sonríe, es buena señal.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Diario de Arturo Montoya

El 30 de noviembre de 1972, puede leerse en el diario de E.E. Bacardi:

No podría interesarme menos la literatura comparada.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Fragmento de un probable diario

En fin, que este fin de semana volvimos a reunirnos los tres para ver la última jornada del torneo de apertura 2008. Perfeccionamos la teoría del gol-ahí. Al parecer antes el gol era inmóvil, infinito, incoloro, in, etc., pero en 1986, gracias a las extremidades del demiurgo, el gol y el no-gol se unieron en luminosa síntesis. Nadie mete el mismo gol dos veces desde entonces, y el gol que fallas es un gol que te anotan. Físico defendió su idea de hacer un equipo con formación 3-3-4, que tuviera en la delantera a Borguetti, Crouch, Koller y Luca Toni, cuyo ataque consistía en recibir un sin número infinito de centros del Hachita y el Pony. Le dije que no podría contra mi poderosa delantera africanísima de Eto’o y Drogba, que era tan veloz que estaría con el balón frente a la portería antes incluso de haber llegado. Toluca clasificó en segundo lugar a la liguilla, Pachuca, para la mala suerte de Físico, no pudo contra el Atlas y se quedó fuera, cosa que Joshua, atlista incorregible, no lamentó en absoluto.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Diario de E.B. 20 de Noviembre

“Cortaba tomates, Rojos y rebosantes de jugo: eran como naranjas” Entonces me miró a los ojos al tiempo que tomaba un sorbo de su café. Prosiguió “Había un extractor y mesas para hacer Clamato, vi a madre Agitando en un movimiento de conga la lata para servirse posteriormente un vasito, entonces siguió con la preparación: Pescado entomatado a la Veracruzana: colocaba aceitunas y papas sobre toda la carnosa superficie.”Luego con un gesto me indicó como su madre le había ofrecido un poco de Clamato, que ella rechazó: “No me gusta, tiene almejas”, “es como en Alicia” me dijo justificándose “Las ostras bebes fueron devoradas por la morsa, quien solo utilizó al carpintero para sus fines” Me quedé mirándola, terminó su bebido y acarició mi mejilla haciéndome saber:”No volvimos a comer pescado, las cosas nunca son lo que parecen”

sábado, 15 de noviembre de 2008

jueves, 13 de noviembre de 2008

Palindrome

De un Joven E. B. en circunstancias genéricas (tal como las tragedias hablan de lo particular para hacer referencia a echos universales)

Digamos que todo esa mañanba había dado oportunidad al caos. El primer pensamiento al salir de casa se extravió entre el tacto de mis dedos, al percatarme de lo mal rasurada que estaba mi barba, dejando entresentir lo liso de la piel de mis mejillas y barbilla, anexo a la aspereza de una lija que apenas comenzaba a presentarse con el convencimiento de las cordilleras australes,cedía sin aviso a un nuevo claro.

Entonces estaba yo ahí, de pié con una flor amarilla en la mano, y la mente clorada por el cambio de tópico propuesto por la epidermis. Lo que se me ocurrió inmediatamente (más como un reflejo análogo al parpadeo, que como una luminiscencia submarina) fue sonreír, pero esta bien visto que las mujeres no responden a está instancia cuando uno se presenta balbuceando quirúrgicamente imbuido en el mejor traje que la beca de estudiante puede proporcionar, y para colmo con la variedad vegetal exacta que posee la peculiaridad de disparar un grave caso de alergia.

Así tras una inesperada a todas luces, visita al hospital, me vi regresando a casa con una soledad contrastante con el espectacular comedia-romántica erguido orgulloso frente a casa, y un vacío en el bolsillo correspondiente a las llaves dejadas en una hipoalergénica sala de espera.


viernes, 7 de noviembre de 2008

-#8-

Andar sin manos
con la espalda atada al vientre
y las facciones en un manojo de amapolas

Andar sin piernas
con el sol entre los brazos lisos
y los ojos oscilando en la hamaca de ancianidad

Andar sin cuerpo
por todo lo incautado

lunes, 3 de noviembre de 2008

Recuerdo a la Luna dándole trompadas a Fortunato como reacción a su empeño de ver a la muerte que en el patio jugaba con el aro de su vieja bicicleta como nada más que a una migaja.

¿Es acaso el Bueno de nosotros tomándose una cerveza metafísica en honor al supremo vértigo? ¿Es una inflexión de barítonos turbando el ocio sagrado de las piedras con cantos que más que maullidos recuerdan sirenas? ¿Es la suma exacta de las partes que excede al todo considerado como unidad?

viernes, 31 de octubre de 2008

Carta para saltar sobre charcos largos

Llueve por primera vez en la semana. Días y días secos, formados en tonos pastel que las pinturas óleo proporcionaron a la perfección, están siendo modificados por el agua que hace escurrir expresionistamente a la ciudad, otorgándole nuevas formas, en un accionar tan parecido al de un solo Zorn, o una improvisación Coltrane estrellándose contra los muros blancos para darles nueva vida –Zappa!, expresión onomatopéyica (¿cómo –no- hacer de un nombre una expresión?)-.

Nuevamente caminamos por Coyoacán, lo voy conociendo cada vez más y me gusta. Luce siempre brillante y poblado de esa magia que usted le da a las cosas; Coyoacán es usted tomándome de la mano y sonriendo como preludio a la iluminación absoluta *Beso*… y seguir caminando abrazados y felices: C’est la Vie –Dolce Vita-. Palabras universalizadas, como rara vez ocurre; palabras deslizándose en un susurro hacia sus labios: Te Amo! -¿Qué más puede ser la vida misma, palpitante?-

jueves, 30 de octubre de 2008

De una reducción anónima

Anochecía. Josu, recostado en el sillón con forro de gatitos naranjas entre hojas verdes curiosamente grandes, rasgaba a la señora Raynolds frente al resto del café de la tarde en una taza que compré en Puebla hace casi un año. "Ah, las guitarras siempre son iguales" dijo, con su voz de frases trágicas que tanto le conocíamos. Físico revisaba la edición de El libro de los 24 filósofos, sentado sobre el suelo junto a la cama. "Qué -dijo-, las cosas no están tan mal, además el Pony parece ser la tiniebla que permanece después de toda luz", y se reía mirando a Josu que no soltaba a la señora Raynolds, y que de todas formas siempre ha sonado igual, a señora Raynolds. "La tiniebla que permanece", repetí, apagando la moka barata que traje de Dinamarca y la de la vecina, que misteriosamente hervían su carga respectiva de spresso al mismo tiempo. La mesita de la sala ha sido siempre el más puro ejemplo de proto-proposición, pensé, de ser así, el Pony no tiene esperanzas de regresar a la selección de... ¿Chile?, creo. Efigenio observaba la Ciudad de México desde mi ventana en el Ajusco, dio el último trago de su Guiness y "al principo fue la E" dijo. Así comenzó todo.

martes, 21 de octubre de 2008

De una taquería junto al viaducto

La digndindad inductiva de los tacos al pastor nunca ha sido puesta en duda. La tela del juicio es probablemente el mecanismo más directo para ocultarnos debajo de la asamblea frente a la que comparecen esos datos sensuales que aspiran a ser nombrados como fiables.

Con la piña coronando una anatomía abundante en proteínas, vestida siempre con discos de maíz, la aparición del clan susodicho es fácilmente diagnosticable: Ese andar flotante sobre carruajes voladores es señal de preparar las salsas.

domingo, 19 de octubre de 2008

Apunte doloroso y ardidísimo

Si continúo así, para cuando cumpla los 25 años voy a tener un tabique latiéndome en el pecho.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Oh

Después de varias pruebas instrumentales y proposicionales, la conclución es más que evidente:
Efigenio E. Bacardi es igual a sí mismo.

lunes, 13 de octubre de 2008

Aviso importantísimo para Calatayu

Calatayu! Luca Tony anda buscando trabajo, preguntó por ti. Partió en busca del gol-ahí, está convencido de que eso lo ayudará a mejorar su técnica de cabeceo. Le insistí en que el gol-ahí sólo puede hayarse en su estado de yecto cabe el mundo, y que eso ocurrió sólo una vez en 1986 cuando el gol y el no-gol se unieron en luminosa síntesis gracias a las extremidades del Demiurgo. Ese día comenzó el tiempo, le dije, antes el gol era inmóvil, infinito, incoloro, in, antes nos bañábamos todos todo el día en el mismo Heráclito. Está buscando trabajo, preguntó por ti, le conté del proyecto de Tales de Mixcoac pro-contrataques 3-3-4, pero busca algo más estándar. Si te llama, por favor, por Póllux, no le des mi número, todo él es una pseudoproposición. La forma simbólica de sus remates está en desuso.

domingo, 12 de octubre de 2008

Federico Fellini - Amarcord

La primera inspección deja unas cuantas dudas sobre la espalda:

1. ¿Qué es esa primera mancha inhiesta sobre sus cinco miembros inferiores, como rezando por el vuelo de las langostas?
2. ¿Cómo sumar el final de los manjares sin problemas de dicción?
3. Recordar la mirada de las focas desde el submundo es como pintarse un manojo de bigotes.

Recuerdo la secuencía de es película de FELLINI: Amarcord, donde el tío recién extraído del psiquiátrico organiza una revolución en pos de mujer montado cabalmente en un árbol:





y así es como venimos al mundo

jueves, 9 de octubre de 2008

inlunación

Mira como rotan tus dedos. Es el primer infierno que traes a cuestas; además lo que se dice vivir hace tiempo que lo dejaste de lado, como si no fueras a volver después de aquel arrebatamiento en las entrañas que te dejó más seco que un galgo, nadamás fuistes a puerto Ángel, como bien precavió mi madre, y has regresado amedrantosito, esperando que te haga todos los mandados que dizque por que te duelen las tripas, que dizque te dio un aire canijo en el mero centro del ombligo mientras corrías desnudo por la playa, y mirá que la decencia es importante en esta familia, pero quien nos manda a criar bonitos como ustedes; pues mirá que en primer lugar el haber corrido con la luna llena fue un error, quizás uno costoso y finiquitorio, pero siempre un error pasable, pero el haberlo hecho desnudo te trajo la desvergüenza al vientre, insuflada por la sonriente luna que es un alcahueta de lo peor, que nadamás le pasa por asomo que algo está sucediendo, y rápido se jala un par de nubes para no dejarse ver, y en cuanto se entera que hay un escape, y le hace falta alguien el brillo para no perderse entre la espuma del mar, sale rapidísimo, amarrada a un cohete, y pronto esta cayendo todo esto. Pero mírate nomás como estás, te me estás muriendo por esa herida de amores impuros, y solo pensás en tu fútbol y en que vaya por las caguamas.

domingo, 5 de octubre de 2008

Un Fragmento encontrado de Tahuantinsuyo

¿Cómo puedo expresar la forma en que el líquido invisible fluye en el cuerpo sufriente? Esa forma de crear espacios en el detestado tórax de la desdicha, anti-felicidad, terminología cliché, viejas cursilerías.
Entrego la mirada y la ausencia de motivos para los ojos a la nulidad de colores, dispersos en el horizonte ignoto, aquel que no interesa en estos momentos en que me tiñe un estado irascible y en cada palabra pretendo acertar un golpe contenido en espacio físico. Es como un impulso de devorar las manecillas y violar al tiempo, crear en las sábanas la estampa de la humedad salada que destiñe a la ilusión. Entonces sólo queda la simulación, cansancio que enmascara a los violines tenues que reverberan en las cavidades con ese tono trágico que recordamos de alguna película conocida.
Pero no. De nuevo hay que esperar por razones ajenas.

[¿Aparece entonces un monumento, un águila arpía extenuada por la labor de emancipación del ser, buscando sacar de si el exterior de una vejiga de flotación, una aliteración de escamas encasillando mascadas ancrónicas? la verdad está en un cubo de hielo]

miércoles, 1 de octubre de 2008

Un poema de Cortázar

HABLEN, TIENEN TRES MINUTOS

Hablen, tiene tres minutos

De vuelta del paseo
donde junté una florecita para tenerte
entre mis dedos un momento,
y bebí una botellas de Beaujolais,
para bajar al pozo donde bailaba un oso luna,
en la penumbra dorada de la lámpara
cuelgo mi piel y sé que estaré solo en la ciudad
más poblada del mundo.

Excusarás este balance histérico,
entre fuga a la rata y queja de morfina,
teniendo en cuenta que hace frío,
llueve sobre mi taza de café,
y en cada medialuna
la humedad alisa sus patitas de esponja.

Máxime sabiendo que pienso en ti obstinadamente,
como una ciega máquina, como la cifra que repite
interminablemente el gongo de la fiebre
el loco que cobija su paloma en la mano,
acariciándola hora a hora
hasta mezclar los dedos y las plumas
en una sola miga de ternura.

Creo que sospecharás esto que ocurre,
como yo te presiento a la distancia en tu ciudad,
volviendo del paseo donde quizá juntases
la misma florecita, un poco por botánica,
un poco porque aquí,
porque es preciso
que no estemos tan solos,
que nos demos un pétalo,
aunque sea un pasito, una pelusa.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Nadie se baña dos veces en el mismo Heráclito

Fatídico día aquel en que instalé un estanque en casa.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Fred Frith/ Iva Bittová/ Pavel Fajt

Pese a posibles protestas referentes a sobre cargas de videos, creo que el contenido de este no dejará lugar a discusión

[a demás del silencio en que los demás permanecen que deja valles para tomar libertades]

Nadie puede el océano
¿Qué saben los terrestres si no
nacer desnudos?

Pensando en Gonzalo Rojas, encuentro a una mujer que ha nacido
vestida

viernes, 26 de septiembre de 2008

I'm your man

La buena música que siempre ayuda a principiar el fin de semana

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un par de problemas (mundanos)

Loco de locura
con el velorio de cristal…
Loco de locura


-Si acaso unos cuantos pesos.

Las voces rebotaban con los objetos metálicos, solidamente colocados en la entrada del Bar. Junto a la barra un par de hombres y una mujer bebían solitarios, como ínsulas secretas.

En el punto más cercano a la puerta, fatigado de esperar, pedí un tarro más de cerveza, dispuesto a liquidar el acumulado de la noche en cuanto el último sorbo se rebajara a un recuerdo del líquido color ambar.

-Entonces perdiste todo.

En seguida pude recordarlo, la imagen de mi madre cruzando la puerta de la cocina, preparando pechugas de pollo rellenas con jamón, queso, y espinacas. Un fragor en el patio de enfrente, seguido de un resplandor como de cientos de soles estallando.

-Al menos sigo aquí…

El cenicero es una respuesta, igual que el temblor de los labios mientras se llevan un postulado de solución a la boca. “¿Cómo saber lo que pasó?”, palabras del médico frente a un cuerpo hueco.
-…
-No se que dirá mi mujer.



La noche boca abajo enseña los dientes. El frío cruza las pestañas, se guarece entre los huesos; la médula palpita para alcanzarse.

martes, 23 de septiembre de 2008

Toco mi rostro, no me he afeitado si acaso hay un rostro, si acaso una textura de la sordina telepática se ha dignado a dejar el ámbito de la certeza poética para venir a hacer piel en este lugar donde todo cambia, donde nada es.

Yo soy el que soy (Ex 3,13-14)

Nace el gran laberinto que aun no se atreve a ver sobre si mismo, a dirigir una atónita mirada a su vientre tambaleante. Una porción de materia suave, como las vísceras separadas de algún animal de ordeña, teñidas en rojo, sobresale por la banqueta, por el muro de ladrillos, por el techo de lámina de asbesto. Este es mi vientre, la entrada a una casa de ladrillos, con altas aceras de tierra y techo de lámina de asbesto; mi vientre es una paupérrima casa, sin ventanas, apenas con un cartón haciendo de puerta. El lujo de los materiales externos se compensa con la ausencia de muebles, yo digo: ascetismo, esto es cercano, parecido a mis manos de agua.

Yo te daré una tierra y una descendencia (Gén 12,1-3).

Mi rostro, que acaso es rostro, se llena de gemas aladas, cantarinas, sobresaltadas por mi vientre dispuesto a ser habitado. Pronto las plumas dieron origen a más plumas, los cantos a más cantos, el hambre a más hambre, y el ladrillo sirvió para saciar el escozor de sus tripas, y mis manos para abrevar sus gargantas agujereadas. Así, cantando, cantando, fueron asciendo a mi rostro más rostro. Mi rostro fue finalmente un rostro, y no una incertidumbre de vértigo.

De dos ojos que ven una estrella cruzando el lado tibio de la sala

Cedo al encantamiento de tus mariposas borrachas de humo terráqueo, borrachas de levitar como amapolas en la unción de las ventanas alimentadas con escritura erótica molida, borrachas del frescor del mate tibio subiendo como pulmones nuevos los cincuenta pisos de un edificio departamental, pero sobre todo de locura, borrachas de locura, y también de paz con su pronunciación sorda-(ciega, por el viento) por lo que es hermoso sin saberlo.

sábado, 20 de septiembre de 2008

De la fauna y su inclusión en la vida

La visión de los elefantes dormidos nunca ha sido algo que inspire mi más profunda confianza. Su respiración harto lenta de por si al caminar bajo el perpendicular sol, parece detenerse por completo cuando recostados sobre el barro cuan extensas sus orejas, rabo y trompa son, dormitan reconcentrados en su labor de paquidermo.

Si desprevenido, uno toma de frente la osadía de caminar sin reparo de peligro frente o incluso sobre una roca un poco más rugosa y cálida que las demás, y aun incólume su confianza trata de acampar sobre ella con la idea de estar en situación ventajosa en ocasión de cataclismo hidrológico, el primer golpe de martillo para colocar los anclajes producirá un resultado curioso, poco apropiado para contar en las reuniones familiares si lo que se pretende es causar asombro cuando preguntan por el brazo roto y los cardenales desbordando la circunferencia de un ojo, caso en que lo adecuado resultaría sacarse de los bolsillos una historia tan fantástica como haberse resbalado en la ducha, o impactado con una bicicleta durante la carrera al trabajo.----------------
Now playing: Led Zeppelin - Misty Mountain Hop
via FoxyTunes

miércoles, 20 de agosto de 2008

Bitácora

Primera quincena de Junio


La ciudad tiene sus anclajes en la inestabilidad líquida de la tierra. Es un barco a la deriva que hace agua de todos lados. De su costillar pulula corrupción tormentosa, invadida por cortinas de gusanos que la van devorando; uno parpadea intentando alejar esos cuerpos convulsos extendidos en su blancor enredados en la lucha por una posición de privilegio, pero mientras más rápido se sucede la composición cinética de los párpados, más vivo es el tono blanco, y entonces uno se cree caminando entre un paisaje nevado, con el olor a podredumbre siguiendo la entrada al olfato, estallando en la visión enfática del propio tiempo acumulándose como grasa en el abdomen.


Los precios aumentan 0.29% en la primera quincena de junio” El barco incrementa su oleaje, dibujando locamente su Páncreas en un tono pálido:

El páncreas es un órgano

glandular de tanto exocrina, endocrina ,

lobulada racemosa u órgano retroperitoneal

situado posteroinferior al estómago entre la concavidad del

duodeno y el hilio esplénico.


Cosas vistas más o menos sin esperanza. Cosas más o menos vistas por a través de un enfoque aúrico. La luz se puede ver cada mañana, vertida desde el primer espacio insinuado por las nubes que guardavelan el sueño. Pasando por Real de Guadalupe como de la vertiente de algo fluido, hasta colisionar con el mayor obstáculo imaginable que le obliga a girar para devolverse polarizada y desquiziante por Josefa Ortiz de Dominguez, hasta verse localizada en el Barrio de Santa Lucía donde las estelas cantan el otro nacimiento: la salida del agua por los recodos de las rocas, y que además enfrentan los destinos de múltiples incendios carcomidos desde el santuario de una iglesia azul comprimida cuando uno se acerca con sigilo y cierto miedo a su puerta de gigante, pero que tras una mirada elevándose por una línea vertical, puesta con toda voluntad y deseo de cortar el cielo, se logra posar la conciencia sobre los campanarios blancos, coronados con banderas de papel picado, limitándose a dar un ligero retazo de contacto con la epidermis celeste, mientras nubes ríen y los niños corren desde el recuerdo vacío e integro del último estertor del siglo.


domingo, 17 de agosto de 2008

Importantísima noticia

Por decreto oficial y en respuesta a una petición de las oficinas musicalas de la MAGA, declaro que la canción representativa de los cronistas y biógrafos del aguerrido Efigenio Bacardi, y en su función de honorable himno, es aquella olvidada interpretación de los Beatles de Three cool cats.

domingo, 20 de julio de 2008

Redesocultación

A manera de presagio, se espera la vuelta de los documentadores en las próximas semanas, en cuanto sus menesteres de natación entre cúmulos de frutas de temporada, labores de fagocitosis familiar y caminatas largas con motivo del verano, les dejen tiempo de rehacerse en la escritura...



miércoles, 25 de junio de 2008

Pensemos en la caída, por dejarse ser más cercana al olvido que a una fulgurante consolidación de su cenit: "Quédate ahí. Tal vez te conviertas en aire o en luz [...]".

-Tenemos entonces dos ojos que nos observan derramando todo su dolor como dos clavos eclosionando magnetismo, desplegando ecos como flores guiadas por un mandato primaveral de colores pétalos arriba- dice mientras redondea sus labios con el tacto cálido de una lengua del tamaño justo para cavar en la arena.

-Lo se, pero no podemos guiarnos por las apariencias- respondo, como quien habla con una sombra para precisar su densidad, para contrastar el terrible volumen de fantasma flotando en torno suyo.

Ambos espacios se juntan en una danza de silencios, que se retan a torres de humo. Grandes felinos asechando a su presa, olvidados por completo de su propia vulnerabilidad.

jueves, 19 de junio de 2008

Escucho pequeñas caidas e intento improvisar o pensar
nunca antes había faltado tanto para que los huesos soldados con músculos y carne se inflamaran mientras mastico
que es un decir, pues realmente nada ocurre
hoy el fútbol entregó un partido memorable
-pobre Portugal, triste desenlace-

así hago un autostop entre posts y sustraigo un estrato más mundano de los dias
el pasto en el patio va creciendo con la velocidad del fluor
los pequeños perros mascota aprenden a usar el destapacorchos
el agua con que preparo café cambia de estado sin señalar su linea de escape

antes o después las vacaciones pasan tranquilas en San Cristóbal

la familia está cerca y muchas cosas felices parecen estar cercanas en tiempo

abriendo la piel cursi se transita en la cascara de naranja y no hay modo de contener el desgaje
buena estancia, pronto regreso

ahora a aguardar el croacia-turquía
prometedor como la borrachera de absenta

martes, 10 de junio de 2008

Siod, una primera aparición


Observando todo desde el privilegio de su ubicuidad de titán, Siod mantenía contacto con la tierra, el mar y el cielo, en esa labor suya de sostener el mundo para que no se desmoronase a la menor intempestiva de cambio. La imagen que lo pone tomando precariamente los pliegues de cada interfase en un esfuerzo desesperado por mantenerlos en contacto, corresponde a las elucubraciones de un poeta, mas que a a la realidad, pues la acción siempre había estado automatizada por motores de vapor y piececillas hidraúlicas, como antelación perpetua a la revolución industrial.
Regularmente debía inspeccionar el cuarto de maquinaria para aceitar los engranes chirriantes, dar unas cuantas vueltas de tuerca a los tornillos de distinto calibraje verniere, y comprobar como última acción necesaria el color exacto de las hojas de fuego que caían con el aspecto reptante de estrellas por la repisa del televisor; si una insinuaba un tono fuera de lo esperado, era menester extraerla del cubo con ayuda de unas pinzas, para evitar el contagio desequilibrante.
Era incapaz de pronunciar palabra alguna, no por falta de las partes físicas necesarias para que su voz resonara verticalmente con gruesa amplitud o por desconocimiento del idioma, si no, por haber perdido la lengua en un juego de Cartas con Trinidad. El apostó tal trozo de sí contra la libertad de la entonces joven e inefablemente bella Terrestre.
Durante sus ratos libres, que aparecían a intervalos cambiantes indicados por una especie de previsión confundible con sentido común, se dedicaba a leer el cien años de soledad de García Marquez, con el que soñaba la vida de un habitante común del mundo. Como Asterión, su destino estaba sellado y solo la muerte podría liberarlo; Esperaba con impaciencia el momento de su último respiro para encaminarse al apacible descanso de la inconciencia.
Todo lo que recordaba es que un día había aparecido ahí, encargado de la labor que arrastraba con sus pesadas piernas, como si el precio de la existencia fuera el mantenerla en avanzada.

viernes, 6 de junio de 2008

De otros recuerdos que vienen a cuenta de la lluvia

12X15 cm., una pequeña caja de regalo cubierta con papel azul-sólido: Bebo un vaso con agua (segunda adicción del día) antes de comenzar a trabajar con el hielo que brotará de los dedos y se plasmará inmortalizado sobre hojas de papel con alcances filosóficos –su aspiración a la vida que parte desde el blanco-.

Leer las noticias, escuchar la Guelaguetza directo en los oídos gracias a un par de mecanismos magnéticos que imponen un alcance a distancia; pronto el sabor de la comida llegará directo a las papilas gustativas.

Entre tanto pensar en los sueños de la última noche, voy aislando más rasgos decisivos:

1) La paranoia es una deliciosa institución que dota de movilidad y suspenso tanto a las películas como a las proyecciones imaginarias: a)efecto del café b)efecto de ver a la ciudad entera (su gente) convertida en rinoceronte –Ionesco- c) las dos juntas

2) ) Los gatos tienen más de siete vidas y dos ojos aguardando el fundirse con la suprema vigilancia del cielo: Luna que pare el partir mutuo de toda oscuridad tendida como enramaje.

3) La Ciudad respira y equilibra a la perfección su cauce de similitudes / transformaciones para adquirir toda particularidad digna de un discurso mental.

4) Patio Ofelia = retas de futbol.


miércoles, 4 de junio de 2008

Recuerdos: hace unos meses en la autoperplejidad

Al parecer el primer bocado del día corresponderá a un vaso de agua con avena. Esta idea constituye un terror para las madres preocupadas por incidir en la buena alimentación de sus hijos, disponiéndoles un balance nutricional que se vuelve difícil de proseguir cuando las distancias aumentan en cierto momento de inflexión vital caracterizado por la partida rumbo al lugar de estudios, o hacia el nuevo espacio donde el joven formula su hábitat independiente.

El proyecto se consuma; estoy sentado frente a la computadora escribiendo, mientras ingiero en continuas cucharadas la avena esponjada con la humedad embotellada que le he adherido. Es imposible no extrañar los desayunos caseros que mamá cocinaba con tanto esmero todas las mañanas, o los experimentos humeantes de padre salpicando de condimentado aroma la cocina, mientras la pequeña perrita de casa movía la cola esperando –sin saberlo- motivar con su expresión el acto de recibir de nuestras manos un trozo de carne, o verduras al vapor, que masticaba influida por los rastros olfativos de la preparación adyacente.

Es un hecho, desde el momento de despegar los pies de la casa, se inicia una travesía que se extenderá por unos meses, años, o el resto de nuestras vidas. Dicha variación necesaria comienza con la comida; Si bien la desidia o la llamada “falta de tiempo” son factores que hacen al universitario comer mal, no son esa clase de cosas conocidas por todos –precisamente por esa atribución de previsibilidad- el principal factor de sorpresa que se presenta en un desdoblamiento de hechos como el que me tocó vivir.

Habiendo nacido en San Cristóbal, y pasado la mayor parte de mí vida rodeado de una oferta gastronómica bien definido –el tiempo llenaría de cierto cosmopolitismo culinario la ciudad, pero eso no amortiguó lo inesperado de lo que encontraría en el DF-, donde el agua de chía representaba una delicia fresca los fines de semana en que viajábamos a Tuxtla haciendo escala en Chiapa de Corzo, la sopa de pan el manjar de las fiestas de las tías de Real de Guadalupe, y el arroz con plátano parte de la comida habitual que abuela nos cocinaba en su casa, no podía estar preparado para lo que inefablemente aconteció de modo palpable desde los primeros pasos entre las calles, el metro, y la escuela: Puestos donde señoras sentadas al lado de cómales vendían quesadillas

-me da una quesadilla, por favor- inocente primer acercamiento

-¿de que la va a querer?- responde la señora, experta en su labor

-de eso que luce gracioso, es… ¿huitlacoche?-

El comestible deseado sale, pero no es lo esperado, había que pedir una “quesadilla con queso y huitlacoche”, para que la preparación se ajustara a lo que tenía en mente. Los pambasos, los tamales fritos, las tortas de tamal, los tlacoyos –mis favoritos, sobre todo de requesón o haba- etc. conforman historias paralelas que articulan el encanto hacia lo nuevo que remite a la vez con nostalgia al mundo hecho, ordenado y predispuesto, que teníamos en casa.

-----------
Publicado en el semanario "Real Jovel" el més de Marzo

jueves, 29 de mayo de 2008

El monumento derretible (digresión)


Lo saco a pasear para que se llene de mundo –él que lo contiene todo, necesita órganos para la sensación- .

Árboles, flores, rocas,… se reflejan siendo en si mismos lo que el ser envidiaría de cualquier otro efecto circunstancial.

El mundo le gusta, lo refleja Dios en su giro giroscópico. Personajes nacemos, mientras otros abyectos mueren, y otros héroes estallan como las estrellas en la fusión de los núcleos atómicos…

Lo traigo a él, por que es bueno

por que nos llenamos en lo mutuo del desborde

lo que vemos y él no ve

lo que sabe y yo no se

la rima de las é’s tan prosa

ica

tan Pezóica

tan Valléjica

tan Huidóbrica

tan Rójica

tan poética –condensando lo que se hace Agosto sin pasar de Abril-

lo que el sueño convierte en presencias de rostro pálido que quieren ser sin Ser

Miles Davis Quintet - I Fall in Love too Easily

Buena música

lunes, 26 de mayo de 2008

inmersión entre dias finales del semestre

Con toda la violencia que podemos permitir a los párpados frotar los ojos, un punto crece en diacronía por los contornos fumables de la lluvia.

Camino, o voy haciendo el trayecto que más se le asemeja, sintiendo el costado invadido por límpidas esferas estalladas. Desde lejos la coloración de la playera parece estar a punto de decir: “basta un gato”, pero lo que en realidad gesticula y permanece apegado a cada gramo de tela conformante de mi cubierta es: “falta una extremidad”

Las pasadas calles ahora flotando bajo escombros de papel, u organelos macroscópicos, colindan su entreflujo entre enramajes lisos como ventanas, regalando bostezos caracterizados por secos contenidos mamíferos.

Si no trajera cuerpo esta soma

lo único restante es una tintura densa.

jueves, 15 de mayo de 2008

Ante todo, Bolován (sic) es el más grande de los gatos. Un rinoceronte enfadoso oprime su pecho en la soledad, y el peso de tres mil elefantes y uno más descanza sobre su lomo. Por eso Bolován trae memorias de Salammbô vistiendo a Tanit, y por es su maullido pareciera surgir, no ya de su estómago, sino de un mar lejano y casi ausente donde los amores imposibles en brazos del enemigo se cantan en exámetros heróicos.

Su nombre, casi un insulto a sus instintos de la poesía más prmigenia, procede de algún ciego primer padre que no alcanzó a leer en el espacio entre sus ojos aquellas leyendas provenientes de la puerta de los sueños, ni vio en sus garras las manos fundadoras de mil imperios. Debido a su horrible nombre, Bolován es conocido por sus cercanos simplemente como Gato.

Gato al fin y al cabo, se levantaba todas las mañanas con un griterío de los mil inframundos. Algún día escuché quien quiso reprimirlo con comida de gatos. ¡Gatos habría que haberle dado servidos! Quien no viera en su llanto el gemido de Dido sobre las costas de Cartago, quien no viera en sus ojos la mirada de Salammbô ante Mâto agonizante, quien, en fin, no pudiera responder sus maúllidos en los más bélicos endecasílabos heróicos combinados con suaves heptasílabos sáficos, quien no pudiera hacer todo eso, o intentar hacerlo ante su sólo ronroneo, no ha sabido jamás nada de guerras, amores o gatos. Esto hay que decirlo.

Gato, para el final del día, con sus ojos azules de los más de veinte siglos que se trae encima, gusta de tener una mano cerca de su oreja, ronronear como un guerrero insensible que descanza tras la victoria, y caer dormido sus buenas dieciséis o más horas diarías; que de ser cierto lo que el aleteo de su cola parece sugerir, se las trae bien merecidas.

Sueña sueños lejanos Gato, burla mujeres en las costas de Cartago, monta elefantes en desiertos arenosos, tienes el tamaño y la profundidad en tu bostezo Gato para hacerlo, y no permitas que te llamen por un nombre si no es digno. Tu imperio de los mil siglos ha caído, pero no tu lomo lento y largo, ni tu ronroneo bélico y süave: así, con diéresis, que te las traes bien merecidas.

Para Gato, presione aquí.

Todo canto es suspiro de las golondrinas
_____ que de viajar ensamblan el cosmos del mundo

¿Es acaso la catástrofe la que nace con los más límpidos trazos?


Conmemoración ( I )

He vagado de sed en tierras que al buscar desarticulan el vacío y llenan con la materia derretida de los soles que habitan su gran ojo de tortuga al salado lago -por venir de la transparencia más pulcra de una contemplación-:


¿Qué se encuentra al interrogar a la ballena del desierto?
1) una palabra de consuelo
2) nuestra secreta aspiración al caos
3) la llave de un nombre latiendo entre las manos


Todo corazón parte del reposo


Solo la lengua saliva varias veces al día como imantada por el televisor


“No juzguéis a una cubierta por su libro”, cosa tan importante como saber que los espejos son metafísicas en potencia, podrían escapar contenidos en quien se ve en ellos.

lunes, 12 de mayo de 2008

Creación desde la maquinaria muerta

Sería cosa fácil
si el pequeño con el destornillador
no hubiera acaparado el proceso

Ahora un periplo de piesecillas
propone su materia resumante
como encuentro de lo escindido

JJustyna Steczkowska & Tomasz Stańko - Egzekutor

domingo, 11 de mayo de 2008

Pequeños sucesos inexplicables

El tiempo se agolpaba alrededor de distintos itinerarios que hacían las veces de represa, conteniendo el paso impetuoso de los acontecimientos ideados con antelación. Santiago caminó el habitual trayecto desde el paradero de autobuses hasta el subterráneo, transitar que se había acostumbrado a realizar en completo silencio, eludiendo así el vértigo que propiciaban las palabras. Miró su reloj, las manecillas sobresalían incisivas denotando el deseo de hendir cualquier espacio descubierto en su preocupación aletargada, calló un auto-comentario que había amenazado con externarse simbólicamente mediante la pulcra ejecución de una mueca a manera de sonrisa por parte de sus labios, y dió unos pasos hasta hallarse a la distancia propicia para saltar al interior de la zanja que se erguía con la imponencia de un rascacielos en medio de las vías.

Lo que a ojos comunes pareció un intento de suicidio, y en su momento presionó el botón de ignición de gritos y preocupaciones de testigos, se trató de un acto totalmente premeditado para salvaguardar las libertades absolutas de nuestros conciudadanos… Primera plana del “Gráfico”, ejecución magnífica, visitar a Santiago –Nota: Llevar Flores-

miércoles, 7 de mayo de 2008

Miles de pajaritos cafés

La Masiosare Asosiación Gatomaquia Antika (MAGA) lo confirma: por cada koala, camello o zebra salvaje en las calles de Distrito Federal, hay entre 2,000 y 2,365 pajaritos cafés aproximadamente. De esos pajaritos cafés que no pueden volar y saltan en las jardineras de las banquetas del centro.

Un fragmento encontrado de Tahuantinsuyo

¿Cómo puedo expresar la forma en que el líquido invisible fluye en el cuerpo sufriente? Esa forma de crear espacios en el detestado tórax de la desdicha, anti-felicidad, terminología cliché, viejas cursilerías.
Entrego la mirada y la ausencia de motivos para los ojos a la nulidad de colores, dispersos en el horizonte ignoto, aquel que no interesa en estos momentos en que me tiñe un estado irascible y en cada palabra pretendo acertar un golpe contenido en espacio físico. Es como un impulso de devorar las manecillas y violar al tiempo, crear en las sábanas la estampa de la humedad salada que destiñe a la ilusión. Entonces sólo queda la simulación, cansancio que enmascara a los violines tenues que reverberan en las cavidades con ese tono trágico que recordamos de alguna película conocida.
Pero no. De nuevo hay que esperar por razones ajenas.

[¿Aparece entonces un monumento, un águila arpía extenuada por la labor de emancipación del ser, buscando sacar de si el exterior de una vejiga de flotación, una aliteración de escamas encasillando mascadas ancrónicas? la verdad está en un cubo de hielo]

Como todos los días, lo primero entra por los zapatos, no por ser estos un contacto inicial con lo cíclico, si no por ostentarse como extensión del sueño que se va rumiando cuando los pasos para llegar del pasillo al baño son inciertos con toda esa agua desbordada desde quien sabe donde, y no importa si la piel tan finamente trabajada del número veintiséis se arruina, pues uno logra mantener el cerco suficientemente alto e impermeable para que los pies no experimenten las espinas o el fuego del agua desparramada como cáscara intrascendente, siendo eso lo importante, pues la materia puede cambiarse o reembolsarse argumentando silencio o sobriedad, mientras que las figuras proyectadas al interior de los párpados que se encuentran sostenidas por solo unos hilitos no volverán si se disipan , articulándose una pena por no poder haber permanecido más tiempo disfrutando de aquello; pronto el origen del siniestro estanque se desdibuja entre una ráfaga de voraces gotas extendidas por el concentro, descubriendo que no hay más que girar la perilla para detener aquello, pero con la cabeza pesada bajo el manto que aun se cree entre galaxias más viejas que lo terráqueo, el cuerpo ejecuta el movimiento contrario aconteciendo el sobregiro del expendedor que pronto inaugura una cabina mortuoria con un cuerpo que esboza una sonrisa tras ver en los fragmentos de sueño como rehiletes la figura de su gran escape y ya no hay por que preocuparse.

domingo, 4 de mayo de 2008

Hemos llegado a una especie de "acuerdo", aunque este término nos remite demasiado a la política. Ofrezco disculpas por haber borrado videos. Pero al parecer todo ha sido una prueba impuesta por Bacardi a sus doxógrafos (BUena ésa, Bacardi). Gracias por seguir visitándonos. Saludos a todos.

8:00 a.m.

Resulta extraño levantarse y encontrar las calles tan vacías. Ventanas rotas de puro aire, dejan pasar nítidamente la luz a través de su paralelogramo. Afuera el silencio se ha instalado con intenciones de expandirse hasta dominar el panorama recién dibujado por los retazos radiados de sol. Los colores presentes en su constancia propagan certidumbres, pero la ausencia de actividad humana origina nuevos cuestionamientos. Uno suele hondar cavilaciones en búsqueda de orígenes causales para cualquier cambio tangible en la secuencia acostumbrada de hechos.

-Esta u otra razón, razones, fantasía pura, volatilidad de la imaginación. La explicación es siempre más sencilla, parsimonia hombre!, Repito, repitiendo, repetimos-

Un pensarte se diluye en mi mutua soledad con el árbol enmarcado por el blanco contorno que a su vez contiene un vidrio, discontinuo de pared, en el que observo.

-Respiro, y entonces muero. Sumergir la cabeza en una acumulación de agua. Utilizar el banquito como trampolín para saltar sobre la manzana.-///////////////////////////////////////////////
Es decir: Suspiro, lavarse la cara, y desayunar. El primer acto, el más personal de todos, tanto así que me lo adjudico en lugar de
Infinitirlo en el colectivo
Como a las que le suceden.
-No precisamente he narrado una secuencia, aunque si se desea se puede visualizar así, siempre y cuando no se olvide su esencia permutable-


Prácticamente he saltado de la metáfora a un monólogo instructivo en un tiempo corto
-si el tiempo se midiera en palabras, para regocijo de nuestro logocentrismo; (me trago un che)- que me deja al final sentado en el sillón frente a la ventana de vacío exterior original. Vuelvo a pensar:

Ligero dolor de cabeza, miedo a las Aspirinas, Marcar a Ariadna…




------------------------------------
-¿Como van las hormigas?- Pregunto en cuanto los tonos telefónicos dan paso a una característica voz femenina.
-Se han ido, metieron todas sus cosas en una par de maletas- Responde tras ubicar mi identidad implícita en lo personal de la pregunta.
------------------------------------
La conversación continúa en torno a lugares comunes. El simple hecho de saberla al otro lado de la línea me conforta. Extraigo silencios y oculto palabras, todo aquello de lo que simplemente ya no se puede hablar...

- Y el amor es un algo distinto que te involucra a ti: Lo sabemos, y callamos.-

sábado, 3 de mayo de 2008

¿Qué es lo que no se puede expresar fuera de un video? todo este contenido propio del movimiento de los dedos.

La palabra está falta de contenido en tan repetidas ocasiones que lo más que se puede hacer es quedarse callado y presenciar la invocación de lo activo que transmuta lo solemne del logos en vacuidad para exaltar la imagen y sonido como rectificación de lo propio…el trasfondo efímero; exaltemos lo vano de nuestro esfuerzo desplazándolo con videos faciles de postear.

Otomo Yoshihide guitar solo Tokyo 1994

viernes, 2 de mayo de 2008

Campaña Anti-videos

Sólo quiero decir que esto no significa precisamente un desprecio hacia el contenido de los videos. Sé que sólo se trataba de postear algo, pero para mi gusto, tal como Efigenio Bacardi, o al menos alguien bajo su nombre nos dijo, es mejor dejar tal como está el blog si no hay tiempo para escribir algo. Los videos, confieso, incluso a mí me producen flojera y no los veo, y es que para verlos uno puede entrar a YOutube. Mejor dejemos el blog así, reitero ese espíritu de camaradería con Tales, no es en contra suya, es simplemente que los videos también desplazan nuestras entradas en las que sí dedicamos esfuerzo.

Nota del periódico con curiosas repercusiones

La jornada: Viernes 4 de Enero 2007

Aspirantes a Reyes Magos inundan el Monte

Alhajas, relojes, licuadoras y hasta ropa de cama servirán para guardar la tradición

martes, 29 de abril de 2008

-Para mAr-

6 a.m.
la hora somnolienta
momento de salir por la ventana,
y encontrar
como quien despoja a un boleto de cine
de su atribución mnemotécnica,
a una taza de café vacía
y a la cafetera cultivando moho.

-Me he dicho siempre que las esporas son planas y asexuadas
-Me han dicho siempre que el café no contiene la unidad de la vida
-Me digo ahora: Tanto universo de expandido verdiblanco
sería una pena destruir sin antes contemplar.

Dizzy Gillespie & Charlie Parker: El jazz
lava los platos al controlar el movimiento de los dedos.

Preparar el desayuno es cosa de
condimentar un cadáver
y hacerlo menos muerto a base de calor.
Caso contrario, el no-muerto
se hace más materia inherte
con la insignia de la llama.

-Te pienso,
y como la noche fue
nuestro encuentro de ajedrez en la ciudad-

Masticar requiere coordinación de varias partes del rostro.


domingo, 27 de abril de 2008

Desde la percepción de infinitas posibilidades tonales

Querida alma: viejo continente por descubrir al ritmo del jazz, impregnado del sabor dulcemente amargo de la ilusión melómana de persuadir a través de sonidos transparentes y trascendentales.

Cada vez que te percibo escuchando la misma voz femenina comparto tu satisfacción, la dejadez del vacío que obliga la secuencia exacta, precisa, oportuna.

Una vez más las notas se suceden unas a otras en desorden extraordinario, como si fueran libres, y la pasión de la misma voz se vuelve un lamento brillante que te impulsa a volverte a tu pueril madurez de impresionabilidad, a un grado de simpleza y complejidad que comparten un mismo espacio al mismo tiempo.

Cada compás se vuelve parte de un sendero que la mente debe seguir.

Mis ojos se vuelven hacia mi interior, hacia ti; la sorpresiva forma de combinar sonidos te induce ese impulso de hacer que los párpados recorran su trayectoria hasta encender la mansa oscuridad.

La voz, las notas, tú, somos uno mismo; y de nuevo, te llena de satisfacción ver la inmensidad de las posibilidades tonales que penetran en tu conciencia.

Nuestro nuevo lenguaje: sentimientos, fonemas melódicos aunados a la mirada y al movimiento de esquemas ideológicos impresos en cada universo acústico: stacatto, una fuga, un crescendo, una serie de voces que confunden pero que provocan nuevas concepciones.

Y de nuevo, ritmos tan distintos se presentan en cada oído; en un entorno distinto, físicamente invisible pero perceptible, se tornan de mil formas como estrellas en el cosmos. ¡Alabada sea la infinidad! Nuestro cuerpo se vuelve un ente inmaterial flotando en un pentagrama inmenso, y cada nota como olas de mar arrastran el espíritu a cualquier ánimo: donde el espíritu trasciende, donde viajamos a través de planetas, donde vemos el final como la puerta hacia una serie interminable de finales con nuevas aperturas; la vida se vuelve intermitente y eterna, la sentimos liberada transcurriendo sobre los ecos de un pasado siempre presente, aprendiendo a atesorar sonidos.

La melodía nocturna continúa hasta siempre, para volverse de nuevo (pero distinta) la secuencia exacta, precisa, oportuna.

¿Cómo caminar sobre un vacío onírico?

Salpicando las nubes, revolviendo la carne.

Construyes entonces un mundo de alternativas,

De sonidos graves, de desperdicios lingüísticos.

Qué manera de sobrellevar la ligereza:

Dedicando frases porosas sobre un pedestal,

Escupiendo febrilmente sobre los rostros.

Caminando sobre tus amputaciones imperceptibles

Y enormes proporciones de colesterol en el cerebro.

viernes, 25 de abril de 2008

De Matmos y Wittgenstein con flores que no son rosas


“A new born child has no teeth.”—“A goose has no teeth.”—“A rose has no teeth.”—This last at any rate—one would like to say—is obviously true! It is even surer than that a goose has none.—And yet it is none so clear. For where should a rose’s teeth have been? The goose has none in its jaw. And neither, of course, has it any in its wings; but no one means that when he says it has no teeth.—Why, suppose one were to say: the cow chews its food and then dungs the rose with it, so the rose has teeth in the mouth of a beast. This would not be absurd, because one has no notion in advance where to look for teeth in a rose. ((connexion with ‘pain in someone else’s body’.))"

(Philosophical Investigations 188e)

La heterodoxia

jueves, 24 de abril de 2008

Blue Davis

Una trompeta proviniendo de un sueño ubicado más allá del muro de cristal que aboveda la conciencia se incrusta en lo blando de la mente tras en formación de espiga cruzar la capa semipermeable que cubre el sueño: Blue in green. Miles Davis deja caer las notas como con una regadera sobre ciertos bloques de la memoria que comienza a crecer y extender sus partes en pos de la luz.


La silueta femenina de tantas compañías en abismo, en sueños. ¿Qué se ama cuando se ama? Quizás piezas de fantasma, o un recuerdo traído a cuenta de las pupilas interiores por una melodía tan delicada y perfecta, tan propia y ajena, como el habla y su cúmulo de ideas llegando desde lejos, desde el tiempo de las primeras palabras floreciendo en las lenguas de nuestros arcaicos ascendientes, quienes debieron poner nombre a las cosas, abstraer ideas de la luz, de los sonidos, de la sencilla concatenación de causalidades tan factible de ilusión pero que sin embargo sirven aun hoy de remo para flotar entre el mundo.


Blue in green, voy despertando, ahora con el sonido de Coltrane, y siempre Coltrane retomando los fragmentos suspendidos por el piano dotándolos de la forma correcta para incidir sobre nuestro barco, para adornar la subjetiva perspectiva de quien se introduce en el afuera tras unas horas de ausentación, caracterizado por vagar sobre la nada, sobre el vacío que representa el letargo, la suspensión de percepción directa, la inmersión en los confines…


Las cinco, es tarde, los pies se movilizan, las demás partes del cuerpo cumplen pulcramente con su mecanizada labor, y en cuestión de minutos ya voy cruzando la puerta, voy tomando el autobús, voy llegando al subterráneo, voy abordando la oficina, y así otro día.

martes, 22 de abril de 2008

Maúllo matutino


Ante todo, Bolován (sic) es el más grande de los gatos. Un rinoceronte enfadoso oprime su pecho en la soledad, y el peso de tres mil elefantes y uno más descanza sobre su lomo. Por eso Bolován trae memorias de Salammbô vistiendo a Tanit, y por es su maullido pareciera surgir, no ya de su estómago, sino de un mar lejano y casi ausente donde los amores imposibles en brazos del enemigo se cantan en exámetros heróicos.

Su nombre, casi un insulto a sus instintos de la poesía más prmigenia, procede de algún ciego primer padre que no alcanzó a leer en el espacio entre sus ojos aquellas leyendas provenientes de la puerta de los sueños, ni vio en sus garras las manos fundadoras de mil imperios. Debido a su horrible nombre, Bolován es conocido por sus cercanos simplemente como Gato.

Gato al fin y al cabo, se levantaba todas las mañanas con un griterío de los mil inframundos. Algún día escuché quien quiso reprimirlo con comida de gatos. ¡Gatos habría que haberle dado servidos! Quien no viera en su llanto el gemido de Dido sobre las costas de Cartago, quien no viera en sus ojos la mirada de Salammbô ante Mâto agonizante, quien, en fin, no pudiera responder sus maúllidos en los más bélicos endecasílabos heróicos combinados con suaves heptasílabos sáficos, quien no pudiera hacer todo eso, o intentar hacerlo ante su sólo ronroneo, no ha sabido jamás nada de guerras, amores o gatos. Esto hay que decirlo.

Gato, para el final del día, con sus ojos azules de los más de veinte siglos que se trae encima, gusta de tener una mano cerca de su oreja, ronronear como un guerrero insensible que descanza tras la victoria, y caer dormido sus buenas dieciséis o más horas diarías; que de ser cierto lo que el aleteo de su cola parece sugerir, se las trae bien merecidas.

Sueña sueños lejanos Gato, burla mujeres en las costas de Cartago, monta elefantes en desiertos arenosos, tienes el tamaño y la profundidad en tu bostezo Gato para hacerlo, y no permitas que te llamen por un nombre si no es digno. Tu imperio de los mil siglos ha caído, pero no tu lomo lento y largo, ni tu ronroneo bélico y süave: así, con diéresis, que te las traes bien merecidas.

Para Gato, presione aquí.

lunes, 21 de abril de 2008

El monumento derretible (pt. 0)

a la cazadora de sombras, en su no-cumpleaños


De espaldas al habla, con la parte superior de los dedos viendo al interior de Dios, escudriñando sus rincones ocultos, sus cavidades amortajadas por el silencio o la duda que se implanta en torno a él para mantenerle lejos de las cavilaciones superficiales que podrían corromper su pureza.

El tacto es blando, como pan recién horneado cruzando por la puerta para encontrarse con el cuchillo y la mantequilla de maní. Se toma el artefacto y en seguida se unta el pan sobre la crema café de dulce aroma.

Un gato juega con la lechosa en el patio, mientras yo aun inspeccionando a Dios que se ha presentado esférico en su modo de saludar protocolariamente desde la distancia turbia de las horas, comienzo a masticar el pan con la mano que me ha quedado libre tras la exactitud del cuchillo.

Es curioso el que a cada mordida la textura cambie, como si la porción disminuida fuera una llave para andar en otro espacio de materia condensada, sin cambiar el camino.

Tocan la puerta, dejo de toquetear el esfero limítrofe (tras la correspondiente persignación) y salgo a ver quien es. Andando hacia la puerta noto a la lechosa jugando con el gato, en esa reflexión de actividades digna de una función biyectiva.

-Buen día

-Buen día- contesto con tono escéptico.

-Vendo oraciones, bla bla bla… Salvación y resurrección…. bla bla bla...

-Pase por favor- digo mientras señalo el sillón verde en la sala de cristal.

Llamo al gato y a la escalera, y en seguida traigo al buen Dios.

El hombre implota en la visión, y la fé reverdece en la espalda de mí felino gatuno.



Vaguedad perceptivo-existencial

A veces cuestiono la utilidad de enmarcar las vivencias. No puedo hallar lo pertinente en enfocar el entorno a través del marco de una puerta semiabierta, en donde inevitablemente hemos de hallar alguna figura (en este momento pienso en alguien) que creemos se encuentra ahí, silente, con una sonrisa que moldeamos para denotar carisma.
Es cierto, no puedo hallar lo pertinente, pero entiendo que pueda encontrar lo bello dentro de esta recurrente imagen. No se trata únicamente de confrontar el vacío inventado por las constantes vaguedades de la perfección inasequible, pienso que, o somos una vacuidad completa o todo lo contrario. De alguna manera inventamos discapacidades sin remedio, para las cuales no existirán soportes y están llenas de una profunda y constante insatisfacción.
Pero lo bello está no en sentirnos complementados por la otra persona, sino en ver en ella una alternativa a nuestra condición estática.

domingo, 20 de abril de 2008

Sin Título

Dando vueltas por lo profuso de la imagen
una sola soledad:

Pez soluble

-que ya es recordar a Bretón-

viernes, 18 de abril de 2008

Marianne at Club Dada

Por los recuerdos de ese particular lugar en la entrañable San Cristóbal

-De noche empinada en el frío lloviente-

¿Otro diálogo?

Diose la concordancia circunstancial de Efigenio en el café Gabi's donde siempre hay inegablemente un perro prisionero de ventanas en banquetas por un lazo rojizo aunque polvoso.
Zappa: Diose mi acaecer en tu ventana.
Perro: Mala palabra salada va amarrada a barandas, el genio primigenio de Efigenio la mala consonante parlante y el hipberbatón ridículo de mala canción romperá.
Zappa: Criatura, ya que así te me refieres de mí mismo, has de saber: todo tiempo futuro será inevitablemente peor, porque ha de devenir de este nuestro presente, y aceptémoslo, el presente es lo más feo.
Perro: Y el presente ha sido siempre lo más feo, aún aquel presente de otros tiempo ya pasados y mejores.
La piel de Zapa: No como el pasado, y aún el pasado de otros tiempos ya pasados y mejores, que inegablemente, acéptemoslo, siempre fue mejor.
Perro: La piel de Zapa es resultado de un caligrama perruno.
Zappa: Toda tu culpa amigo.
Perro: La culpa es resultado de la mala consonante del perro cansado y asustado.
Zappa: Mesero, hay una palabra en mi perro.

Tendencioso reporte desde la "Liga de las naciones"

Los encuentros de sombras siempre arrojan resultados escabrosos, sobre todo en cuanto a repercusiones internacionales se refiere.

En un momento de desencuentro G atacó a F con un cuchillo parlante. Si la acción se hubiera limitado a la constatación del principio de exclusión material (que dice algo cercano a: dos cuerpos no pueden ocupar un mismo lugar en el espacio al mismo tiempo), las consecuencias no habrían resultado tan terribles.

Para el infortunio de todo bípedo, en condición de mamífero o por lo menos de cordado insublimable, F se ha convertido en un sofista atroz, que juntando al homo mensura (el hombre es medida de todas las cosas) de Protágoras, con ciertos artilugios erísticos derivados de la gimnasia mental de Zenón, posee el arte de convencer hasta al mas cauto de los 7 sabios hispanicoeurorientales.

La primera muestra de su Arte ha sido convencer a G de haber sido él el atacado, desencadenando el esperable efecto recursivo.


jueves, 17 de abril de 2008

Aparición Zappica y Signo B'ico

Zappa golpetea sordamente con los dedos la baranda anexada al techo de la unidad de transporte. Con un poco de atención y buena voluntad, la entonación de tal movimiento percutivo produce una sonoridad semejante al Bebop Tango, tan popular en el Roxy y en cualquier otro lugar. La gente absorta en su ensimismamiento mecánico o inmersa de modo completo a la insaciable repetición de “Owner of a Lonely Heart” a través de la radio, permanece sin notar tal llamado a la causalidad descarriada.

Un hombre sin corbata sube al autobús desde la parada anterior al puente peatonal.


Zappa
: Gran manera de no llevar corbata
B.: Es un pequeño paso que después salva de costos mayores. Imagina que caminando por la calle con preciosos atavíos me confunden con director técnico o profesor de gramática, triste sería el destino de este tu interlocutor.
Zappa: Sin duda triste por indefinido, más que por temido.
B.: Curiosa manera de llevar las letras.
Zappa: No hay otro modo, si lo que se quiere es llamar la atención de quienes no escuchan más que los refritos ochenteros de los decaídos Yes. Aunque eso es un decir hipotético, más que nada fue una casualidad del ritmo.
B.: Ciertamente el ritmo de traslación de estas unidades induce a la extrañeza.
Zappa: Es mucho más raro viajar en combi; Los pequeños aparatos transportistas sellados con logotipos de sindicatos, no me dan mucha confianza.
B.: Combis, esas pequeñas y sacras cabinas mortuorias
Zappa: como el pequeño ataúd en que enterraron a un Heracles Holiwoodense.
B.: Vamos, que las patáforas nunca han sido de mi total agrado.
Zappa: Solo leía el enorme espectacular que está cruzando Insurgentes.
B.: Que bien que recuerdas eso, casi olvido que debo tomar el metrobús.

El hombre parte, y Zappa continúa con su recital más que imaginario.





----------------
Now playing: Jack Kerouac & Steve Allen - México City Blues - 239-241. Charlie Parker
via FoxyTunes

lunes, 14 de abril de 2008

sábado, 12 de abril de 2008

Requiescat In Pace

De la muerte de Efigenio nos quedó un letrero: Aquí yace auqél. Pero bueno, fueron pocos los seguidores de aquel filósofo que proclamó su muerte, y muchos los honrados ciudadanos que aún creen escuchar sus pasos.

De los gatos en las noches de Verano

Con todo y cabeza redonda
en ese cuerpo de félido carnívoro,

-saltarín y retráctil, como las sombras-

el engranaje con cremallera
de su fuerte parte media,
devora el estertor de una ave de hojalata,
sin recaer en el temblor de la luna
que a falta de
_________ s o s t é n
_________________hidraúlico,
rueda su femenina esfericidad rocosa
contra las elefantinas columnas de la tierra.

viernes, 11 de abril de 2008

Algo sobre las bicicletas (la asistencia es estrictamente obligatoria)

Algunas respuestas varias a preguntas inconexas

<Carnap>: Qué fué de las aves que no usaban paraguas?
Especialmente de las aves que no usan paraguas es difícil responder. Verás, los paraguas, ante cada gota, son una respuesta irrefutable. Las aves sin paraguas no nos darán jamás esta respuesta, ni nunga otra. Qué ha sido de ellas, tal vez debamos arrojar nuestros paraguas una tarde lluviosa de cualquier estación y salir a buscarlas. Porque, ¿sabes? los pájaros detestan las sombrillas.

<Oyuki>: La nueva oleada de blogs iniciada por Juan Carlos Cabrera Pons, tiene algo que ver con el ya anunciado "fin de las antologías"?
Al parecer, y según informes precisos de la Masiosare Asociación Gatomaquia Antica (MAGA), así es. En un futuro no muy lejano las antologías dejarán de guiar el rumbo de la poesía mexicana para trasladar la atención a un nuevo tipo de foros, uno muy cercano al así llamado "blog".

<Guille>: Es Berbatov al Tottenham lo que Bergkamp fué al Ársenal?
Ninguno es lo que Maradona al Napoles.

<Vallejo>: Es la espuma pretexto suficiente para no escribir?
Verás, en lo personal creo que sí. La espuma es pretexto suficiente para morir, estarás de acuerdo conmigo en esto, y dado que la escritura es un instante de muerte, la espuma es suficientemente buena como excusa, siempre y cuando haya un poco de humedad.

<Master Mind>: el cielo se puede desgajar como naranja?
Lo preguntas como si nunca hubieras visto ni el cielo ni una naranja.

Relativa ausencia de Efigenio Bacardi y una carta equívoca

¿Y qué pasó con Efigenio? me dijiste. ¿Recuerdas la carta? ¿recuerdas cualquier carta? Las hay largas y cortas; las hay que llegan y que no llegan; pero sobre todo las hay escritas para enviarse y para no enviarse. ¿Y qué pensarías tú de mí ahí hablándote de cartas y cosas que ya sabes? Es en vano que escapo de tu ausencia, decía aquella carta, es en vano que intento escaparme de tu ausencia milenaria, de este mi cuerpo tan tuyo donde no estás, de este mi cuerpo que es tu ausencia, es en vano que intento desprenderme. Efigenio Bacardi -que en su nombre se reúnen remitente y destinatario- leía las líneas como quien lee llover. Es en vano que intento desprenderme de estos mis pies desnudos entre las sábanas frías de tu ausencia, en vano estiro los brazos a la ventana ausente, no hay nada más que un vacío infinito en el que no estás, y que en su deber de vacío no deja de absorverme. ¿Pero qué pasó con Efigenio? preguntabas, y qué podría decirte yo: al diablo con el Efigenio E., que no hay que no podrá con la respuesta intermitente de tus ojos, que no lo sé que se perdió por la mañana... Que la soledad es una confirmación plena de la presencia pero este vacío de tu ausencia no es silencio no es lugar, es la pura forma de algún dios que se ha perdido. Tomabas la taza de té entre tus labios, pero qué diría el té, qué será del té que por tu boca, qué muerte süave con diéresis junto a tus labios; pero que qué pasó con Efigenio. Es en vano que intento desprenderme de tu ausencia. Habita en el borde de mis párpados, esta ausencia es lo que ocurre al despertar, y para qué quiero mis ojos. Mis ojos aquéllos, jamás los vi, pero al cerrarlos tu ausencia milenaria preguntaba que qué diantres conmigo, que una taza de té, que una apenas caricia. Y Efigenio que era remitente y destinatario de una carta escrita para jamás enviarse pero que fue enviada irremediablemente, tomó el último sorbo de su expresso doble cortado, pagó la cuenta sin pedirla, y salió a la calle con el sol hiriente todavía. Y todavía me sales con que qué fue con Efigenio.

jueves, 3 de abril de 2008

lunes, 31 de marzo de 2008

Intermedio

Textos t encuentros, Pues mientras escribo esto con los ojos cerrados u sin comocimiento verdadero de mecanogradía, espera en una venyadan alterna deñ word im cuestioanrio- examen sobre parménides. curioso el tipo, hablando sobre el ser que es necesario que sea y el no ser que es necesario que no sea.

Creo que ahora es patente que je jecho trampa durante alguna parte de la escritura. comdiezo haber abierto lso ojos solo para evitar perderme demasiado ty hacer de este teclear uniforme un acto sin rumbo; pienso que eso tampoco ser´´ia malo del todo. uno puede bagar esperando el encuentro consifo mismo o con el zen en su enunciación des-onomatopéyica: “ ”

El símbolo que por un momento fue alguien, y que por necesidad sigue siendo.

viernes, 28 de marzo de 2008

Anunciamos el nuevo blog sensación

Para empezar, aclaro que estoy amarrado en una silla y me apuntan con un arma. Sólo por esto doy la siguiente noticia.

Se anuncia el nuevo blog sensación:

www.borregui.blogspot.com

Nota: no puedo no aclarar que Borregui no tiene nada que ver en esto, y que si salgo con vida estaré haciendo un elogio al oficio de la artesanía muy pronto.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Constante derrumbamiento

El alba viste una máscara apacible
una cortina de tenue color naranja
falso cobijo de las horas posteriores.

“Invítame al laberinto irresoluble
Para dejar los ánimos en mis huellas
Regresar a ellas y crearme la nostalgia”

Pero el preludio nocturno no responde
Mi petición sólo escucha el silencio
Y temo entonces el amanecer inminente.

Vuelvo los ojos más allá de mi mano
La parsimonia con que se tiñe el cielo
No transforma el temor en costumbre previsible.

“Silencio
Viejo y gastado silencio
Ausencia que llena en cada instante.”

Es mi pequeño escape al olvido
A la secuencia visual que me pierde

“Eclipsa la reminiscencia hiriente
Deja en el tiempo la causa nula
Hasta verlo como salida evidente”.

martes, 25 de marzo de 2008

Enumeración

Una naranja, un grupo de leche bellamente rectangular, la soya en trocitos salpicados por apreciaciones estéticas o referentes a su verdor –mientras más verde más sano, ergo no me haría mal un cultivo de germinado de brócoli para sustituir el rubor, y concentrar las ofertas de trabajo en forma de “mira, que chica tan sana”-.

domingo, 23 de marzo de 2008

Turismo en el centro de San Cristobal -perspectiva geométrica/traslacional/rotacional-

En ese lugar solo se puede caminar por el andador hasta chocar con la pared; Lo que queda a continuación es girar un ángulo aproximado de 180 grados hacia cualquier dirección –izquierda o derecha del plano, al menos que se quiera terminar andando de cabeza o yaciendo en el suelo-, o practicar la reflexión del cuerpo entero con lo que se obtendría un resultado parecido pero con el inconveniente de quedar simétricamente invertido: diestra por siniestra.

sábado, 22 de marzo de 2008

Desde lo que yo, particularmente siento. Una breve faceta pseudo-romántica

Creo que si tu incapacidad por entender que la ausencia de tu voz transfigurada en sentimientos se extinguiera, las sonrisas serían más frecuentes, o al menos más sinceras. Es una molesta necesidad asomar la mirada constantemente para buscarte, o dirigir el oído al viento esperando un murmullo conocido, pero a pesar de todo resulta placentera, casi benévola, creadora de imágenes, de lagunas proyectadas en las cuales sumergir el rostro para observarnos juntos en una sensación táctil, un imperturbable deseo.

Pero tu voz no siempre me acompaña, tu recuerdo lo hace aún menos, debo crearme la ilusión de que me otorgas libremente tus labios. En casos de mayor tristeza, supongo panoramas que nos alejan, que te revelan un mundo en el que no estoy.

Y no nos acompañamos.

Y aún así tú sí estás.

Como imagen

como recuerdo

como tragedia

creas la nostalgia que absorbe lo infinito

curas con tu ausencia la ceguera literaria del hombre que, con presunción, te busca entre las palabras, creyendo que alguna tocará tu mejilla, volverá tu mirada interna hacia él y (tan sólo eso basta), una sonrisa y dos palabras lo atraerán hacia ti de nuevo.


miércoles, 19 de marzo de 2008

Sobre el andar cotidiano

Es tan repulsivamente complicado aventurarse a la neutralidad, llenarnos con un espacio vacío, neutro. Escuchar vagamente el viento transmutado en recuerdos que dejamos pasar y no buscamos. Somos seres sufribles, la paradoja de la creación y de la existencia de la felicidad.

Quizá buscamos algo, pero por lo general vemos en un gran conjunto de personas el espejo que muestra nuestra desidia individual. Vagamos en un campo estrecho que no nos muestra la totalidad de las cosas, y preferimos el andar tuerto, la mentira tranquilizadora.

Somos, al parecer, la expresión máxima del sinsentido, cualquier búsqueda parece inútil frente al presente carente de temporalidad y que es sólo una secuencia sorpresiva de instantes repetidos. Nos desacostumbramos de la noción de tiempo, de un tiempo que no ejerce presiones, libre de consecuencias traducidas en estrés y autoflagelación, no anticipamos los momentos y dejamos que asalten nuestra comodidad con lo imprevisto. Y todo porque viajamos a través de dos extremos: el sentido de la búsqueda y el sinsentido de la misma. Pero esta antinomia de sustantivos forma parte de su misma racionalidad, no existe, para el encuentro último y completo del ser, un entendimiento lingüístico, es algo personal, no universal, por tanto, desde que intentamos denunciar como absurdo la previsión, la preocupación por el instante siguiente, entramos en una incapacidad por alcanzar la verdad.

Al final caemos irremediablemente en ser representación, imágenes de nosotros mismos, irrealidades, adaptación al entorno. El espejo de nuestra existencia es quien camina habiéndose apropiado de cada cuerpo, incluso, en una cobardía extrema siente la necesidad de enmascararse, tal vez hasta poder cubrir sus perversiones, sus intenciones libidinosas.

Por estas razones hemos creado palabras como desidia o hipocresía. Básicamente son los mejores pretextos para existir. La desidia acomoda nuestro espacio a la convicción de que lo único que requerimos es comprensión por tanta apatía, la hipocresía se ajusta a la descripción de las personas que-nos-caen-mal. Siempre es mejor moldear la piel a la forma de los clichés, y la sonrisa no es distinta a la que vemos en otro maniquí, las caderas incluso no pueden dejar de balancearse sin el ritmo preestablecido. Y las emociones vienen por etapas, uno aprende a ejercerlas oportunamente, sabe cuándo estar indignado, cuándo enternecido, cuándo enojado o triste, pero detrás siempre está el paradigma común, y es lo único en lo cual pensamos.

Lo interesante de tanta banalidad, es que, con todas estas cavilaciones deja de serlo, y la complejidad se hace evidente. Simplemente somos la materialización de lo complejo, una fachada de simplicidad, por suerte, de tres dimensiones.

viernes, 14 de marzo de 2008

Carta al insomnio

Preparo unas quesadillas, o las escribo, por que los papeles se invierten y así como la traslación se vuelve rotación y a la inversa, las papilas gustativas ceden a la colocación de las manos –expresamente en las puntas de los dedos-, y el tacto pasa a la lengua con todas sus células puntuales palpando los sabores en una transcripción sin detenimientos ni orgasmos –nuevamente una palabra que se vuelca por si misma en el camino, con mucho ímpetu por llegar. El combustible Zorn está exquisito en la noche de estrellas parlantes y altos pardos sin traba transparente-.

Estoy aquí, hundido en la columna sólida, como un hombre de Boligoma: Respiro y reformulo: Es entonces la pared la que esta hundida en mí: me suena a un solipsismo de altos vuelos, siguiendo ese linaje terminaré como Demiurgo en el centro, eterno e inmóvil: Tanta magna idea es producto de los jitomates quemándose sobre el sartén, me he replanteado el sacarlos de ahí, pero la espátula de hule carece de la agarradera pertinente, además esto de ser el ser no es desagradable, es como una inyección de morfina, o una aspiración de manto verdi-blanco.

Ahora llega a mi menta esa vieja imagen de clases: Verdul. La verdulidad es un grifo-equidna, un homenaje a lo quimérico.

Por las bocinas de TV resuenan las guitarras, la electrónica, la voz que desgarra la altitud. Un aroma se eleva entre un tremendo solo. El saxofón implacable se anuncia con el previó trastoque de un órgano eléctrico cortando el vientre de la decencia, es como ver una corbata despanzurrada que permite notar su interior vertido en lo amplio de un charco de felpa. Hay terror y éxtasis volatilizando el estómago.

La rítmica en mi cabeza, y solo hay una postura, una forma, un grupo de dientes sin lavar perforando el vértice de los círculos de maíz. Patton, Patton, Patton, gesticula como solo el sabe, yo me mantengo en el movimiento de lengua que escribe sobre el teclado sin voz, privado de automatismo por las cápsulas de instanciación.

Vos dirás: quizá estoy loco y todo estalla en piesecillas para adormilar insectos, pero esto es más complejo, como un rompecabezas de varias dimensiones y escalas, con borde de piezas rectilíneas. Un futuro gira como canicas sobre el cetro de la puerta. El futuro de la reflexión, es la maravilla turbia.

La madrugada se construye en un respirar lento…

El despertador suena y yo apenas comienzo a entender